Top
Descubre Sofía la capital de Bulgaria | Travelmate Bulgaria
fade
3225
destinations-template-default,single,single-destinations,postid-3225,cookies-not-set,mkd-core-1.1.1,mkdf-social-login-1.1,mkdf-tours-1.3,voyage-ver-1.3,mkdf-smooth-scroll,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1300,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-no-behavior,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-animate-height,mkdf-dark-header,mkdf-header-standard-border-enabled,mkdf-fullscreen-search,mkdf-fullscreen-search-with-bg-image,mkdf-search-fade,mkdf-medium-title-text,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,elementor-default
 

Sofía Bulgaria

Situada al pie de la montaña Vitosha y con una historia que llega a más de dos mil años, Sofía es la capital de Bulgaria. Sus habitantes y visitantes la describen como una ciudad abierta, impredecible y verde, la ciudad de las palomas y los castaños, de las aguas termales, de los desafíos y de las contradicciones, la ciudad sin dirección, pero en marcha, la ciudad de los micro espacios y los detalles, una ciudad entre el este y el oeste.

Sofía la capital de Bulgaria, se encuentra estratégicamente ubicada en un cruce de caminos en el que se realiza la conexión entre la Europa Occidental y los países de Oriente Medio. Es una de las ciudades más antiguas de Europa, con una rica historia de gobiernos y conquistas. Por sus tierras pasaron los tracios, los romanos, los búlgaros, los bizantinos y los otomanos. Tuvo muchos nombres como Serdika, Sredets y Triaditsa, adoptando el de Sofía a finales del siglo XIV, de su templo principal, la Basílica de Santa Sofía.

Su símbolo, sin embargo, es el templo monumental de Alexander Nevsky, de las mayores catedrales cristianas ortodoxas del mundo, que alberga maravillosos mosaicos, vidrieras y estatuas. La ciudad es también conocida por la Iglesia de Boyana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por sus famosos frescos.

La iglesia más antigua de Sofía es la Rotonda de San Jorge, construida en el siglo IV, durante el reinado del emperador Constantino el Grande. A su lado se encuentran los restos de la antigua ciudad de Serdika y luego el palacio presidencial: buen ejemplo de la arquitectura socialista. En este sentido, la arquitectura y de allí la atmósfera de Sofía tiene un poco de todo: neorenacentismo, neoclasicismo, edificios de corte soviético. Y todos estos estilos se chocan y al final se mezclan para crear un lugar único.

Otra cosa singular de Sofía es su tolerancia mostrada por el triángulo figurativo que forman los edificios de tres centros religiosos: la Iglesia de Santa Nedelya, la mezquita Banya Bashi y la Sinagoga en menos de un kilómetro cuadrado.

Entre  los atractivos  de la ciudad están el Museo Nacional de Arqueología, la Galería Nacional de Arte, ubicada en el edificio del antiguo palacio real, el edificio de la Universidad de Sofía San Clemente de Ohrid, el Mercado Central, la Iglesia Rusa, el Mercadillo de Antigüedades, el Museo Nacional de Historia con un fondo de más de 700 000 piezas y objetos. Sin lugar a dudas, uno de los edificios más bellos de Sofía es el Teatro Nacional Ivan Vazov.

Además de monumentos culturales, Sofía cuenta con edificios más modernos y un sinfín de cafeterías, restaurantes y tabernas que sirven los platos tradicionales búlgaros amenizados con actuaciones folclóricas. Otro de los puntos fuertes de Sofía es la rica y animada vida nocturna. En el centro de la ciudad hay varias zonas de fiesta repletas de bares y discotecas para todos los gustos.

La calle principal de Sofía, calle Vitosha, que tiene una magnífica vista a la montaña, con el mismo nombre, es uno de los lugares favoritos para hacer shopping o relajarse en una de las numerosas terrazas y disfrutar de una copa. Caminando por Vitosha, se llega a lo que mucha gente local considera por el centro de Sofía: el Palacio Nacional de la Cultura (conocido como NDK). Es un monumento de estilo socialista modernista que todavía se utiliza para unos de los eventos más grandes en la capital – conciertos, ferias, teatros, exposiciones, etc.

Pero Sofía también tiene su cara alternativa… cogiendo la calle paralela a la principal, te encuentras con pequeñas tiendas, bares y galerías underground, intervenciones en el espacio público, murales, instalaciones artísticas, mosaicos y grafiti. La onda artística está en todos los detalles pequeños.

Los numerosos espacios verdes – parques y jardines – y la proximidad de la montaña de Vitosha hacen de Sofía una de las capitales más verdes de Europa.  En el pleno centro de la ciudad está el Jardín de Boris, el parque más famoso y antiguo de la capital donde todavía se pueden ver monumentos soviéticos. En el otro punto de Sofía se encuentra el Parque del Sur, también muy visitado y al pie de la montaña de Vitosha.

Para los amantes de la montaña, la capital de Bulgaria tiene a menos de media hora de camino a la famosa montaña de Vitosha. Es el parque más antiguo de la Península Balcánica y destino para senderismo y deportes de invierno. El pico más alto se llama Cherni Vruh (el pico negro) y tiene una altura de 2290m. Vitosha es siempre una opción recomendable para los que visitan a Sofía y les gustaría pasar un día en la naturaleza.

Otra riqueza de la ciudad son las aguas termales que condicionan un turismo SPA muy bien desarrollado. Aparte de las fuentes de agua mineral que se encuentran en el corazón de Sofía, muy cerca tenemos al famoso complejo de Bankya. El aire fresco y los recursos termales aquí, ha hecho a Bankya un destino popular para la recreación, la rehabilitación y el turismo SPA.

Más Curiosidades sobre Sofía

  • En el Museo Nacional de Historia se expone el tesoro de oro más antiguo del mundo, que contiene más de 3.000 objetos de oro de más de 6000 años.
  • Sérdica fue la ciudad favorita del emperador Constantino el Grande (306-337), que dijo: «Sérdica es mi Roma».
  • En las inmediaciones de Sofía se construyeron  muchos monasterios a lo largo de los siglos, formando la llamada Sveta Gora de Sofía (El bosque Sagrado de Sofía), que desempeñaban el papel de centros culturales, manteniendo el espíritu de Bulgaria en la época de la dominación  otomano.
  • El día  de la ciudad se celebra el 17 de septiembre: el día de las Santas Mártires Sofía y sus tres hijas: Fe, Esperanza y Amor.
  • Sofía cuenta con 49 fuentes de agua termal en el mismo centro. El fin de semana los residentes suelen formar colas para echarse agua en grandes botellas.
  • Sofía es la única capital europea con pistas de esquí solo a media hora de camino, en la cercana montaña Vitosha.
  • En 2011 el monumento al Ejército Rojo fue pintado  de la noche a la mañana y los soldados fueron  transformados  en personajes de cómics. Desde entonces fue  pintado  dos veces más: para conmemorar los acontecimientos en Ucrania y el aniversario de la Primavera de Praga.