Top
Varna Bulgaria y la costa norte del mar Negro | Travelmate Bulgaria
fade
3443
destinations-template-default,single,single-destinations,postid-3443,cookies-not-set,mkd-core-1.1.1,mkdf-social-login-1.1,mkdf-tours-1.3,voyage-ver-1.3,mkdf-smooth-scroll,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1300,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-no-behavior,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-animate-height,mkdf-dark-header,mkdf-header-standard-border-enabled,mkdf-fullscreen-search,mkdf-fullscreen-search-with-bg-image,mkdf-search-fade,mkdf-medium-title-text,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,elementor-default
 

Varna Bulgaria

Conocida como la Capital Marítima de Bulgaria, Varna es la tercera ciudad más grande y el puerto fluvial más importante del país. Merece la pena visitarla no solo por sus bellas playas y buenos complejos turísticos, sino también por variados monumentos históricos que posee.

La ubicación estratégica de Varna en el mapa de Europa convirtió la ciudad, desde la antigüedad, en uno de los mayores asentamientos del mar Negro. La necrópolis calcolítica de Varna data de la segunda mitad  del quinto milenio a. de C. y prueba la existencia de una civilización desarrollada en el sur de Europa del Este. De hecho, aquí se ha encontrado el tesoro de oro labrado más antiguo del mundo hasta hoy en día, de más de 6000 años. Contiene más de 3000 herramientas de oro con un peso total de 6,5 kilogramos y objetos hechos en pedernal, cobre y obsidiana, de una elaboración de gran calidad. Un dato curioso es que muchas de las tumbas de la necrópolis estaban vacías y en su lugar se han encontrado los regalos fúnebres. La belleza y la calidad de las piezas encontradas se pueden contemplar en la impresionante colección del Museo Arqueológico de Varna.

Otro de los monumentos más valiosos de Varna son las termas romanas del s. II, que se encuentran en pleno casco histórico. Es  el mayor baño romano de los Balcanes, extendiéndose a un área de 7.000 metros cuadrados, y el cuarto más grande de Europa. Quedan los restos de numerosas salas, cada una con una función específica: frigidarium, tepidarium, caldarium, letrinae, praefurnium, vestuarios. Se ven también restos de un doble suelo con calefacción, muy ingenioso para aquella  época.

Varna cuenta con un enorme parque entre la ciudad y la playa, llamado Morska Gradina (El Jardín Marítimo), que ofrece numerosas oportunidades para la recreación: un anfiteatro, un observatorio, un planetario y una torre, un zoológico, un acuario y el teatro de verano que suele albergar muchos eventos. Aquí están también el Museo Naval que presenta la historia marítima de Bulgaria y el Monumento a los caídos en la lucha contra el fascismo y el capitalismo. Los baños centrales y la playa se encuentran debajo del Jardín Marítimo.

Otros puntos de interés de la ciudad son el Museo Etnográfico, la Galería de Bellas Artes, la Iglesia de San Atanasio con su valiosa colección de iconos y la Catedral de la Asunción, uno de los símbolos de la ciudad, construida por orden del príncipe Alejandro de Battenberg en 1880 y financiada a base de donaciones y de una original lotería nacional.

Varna es el punto de partida ideal para visitar la costa norte búlgara del mar Negro, donde están los complejos hosteleros de Zlatni Pyasatsi (Arenas de Oro), San Constantino y Santa Elena, y Albena que ofrecen todas las comodidades además de las facilidades para los deportes náuticos. Es más, la ciudad ofrece acceso a algunos de los lugares más silenciosos y escénicos a lo largo de la costa, incluyendo la reserva natural de Kamchiya, el lago de Shabla que es un hábitat de aves acuáticas de importancia internacional, el romántico cabo Kaliakra y el magnífico monasterio rupestre de Aladzha.

Tan solo a unos 40 km. de Varna se puede visitar Balchik que es otro hito de importancia de la costa búlgara. Aquí se encuentra el famoso Palacio Real de Balchik que fue la antigua residencia de verano de la reina María Alejandra Victoria de Edimburgo (1875 – 1938) que estaba fascinada de la naturaleza de la región y quería que el palacio complementara esta belleza. La residencia fue diseñada en 1924 por los arquitectos italianos Amerigo y Augustino y contiene una variedad de capillas, jardines, parques, fuentes y varias villas y edificios de diferentes estilos. Dentro de los límites de la residencia se encuentra también el Jardín Botánico de Balchik, que es otro símbolo y parada imprescindible en esta ciudad encantadora.

Más Curiosidades

  • Kamen Bryag, al norte de Balchik, es popular entre los turistas como el lugar donde se celebra la llamada July Morning. Cada año, desde el 2007, el cantante de Uriah Heep, John Lawton, viene a cantar la canción  homónima en la costa del mar durante la salida del sol. July Morning es una costumbre hippie que se originó en la época del socialismo como una protesta simbólica contra el régimen y como una celebración del espíritu libre y la música rock.
  • El fenómeno natural de  Pobiti Kamani (“Las piedras clavadas”), cerca de Varna, también conocido como el Bosque de Piedra, Dikilitash o el Stonehendge búlgaro, se conocía como un lugar sagrado desde tiempos antiguos. A lo largo de miles de años la naturaleza fue  tallando las piezas de piedra para convertirlas en impresionantes esculturas que se asemejan a personas, animales, monstruos y criaturas míticas.