Top
Burgas Bulgaria y la costa sur del mar Negro | Travelmate Bulgaria
fade
3451
destinations-template-default,single,single-destinations,postid-3451,cookies-not-set,mkd-core-1.1.1,mkdf-social-login-1.1,mkdf-tours-1.3,voyage-ver-1.3,mkdf-smooth-scroll,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1300,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-no-behavior,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-animate-height,mkdf-dark-header,mkdf-header-standard-border-enabled,mkdf-fullscreen-search,mkdf-fullscreen-search-with-bg-image,mkdf-search-fade,mkdf-medium-title-text,jet-desktop-menu-active,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-4355
 

Burgas Bulgaria

Burgas es la puerta marítima de Bulgaria y el mar Negro, pero no es famosa por ser un destino de playa en sí sino más bien por su cercanía a los complejos turísticos costeros de los alrededores y a las ciudades históricas como Sozopol y Nesebar. La mayoría de los visitantes pasan rápido por la ciudad pero en realidad Burgas es un lugar muy agradable y es considerada por una de las ciudades con mayor calidad de vida en Bulgaria.

Burgas también tiene algo que ofrecer como el maravilloso Jardín del Mar, que compite con el  de Varna, la Catedral de San Cirilo y San Metodio, la Iglesia Armenia, la Orquesta Filarmónica y la Galería de Arte, entre otros.

Cada verano Burgas se convierte en escenario para muchos festivales: el Festival de figuras de arena con la participación de escultores de todo el mundo y a lo mejor el más famoso que dió popularidad a Burgas es el festival musical Spirit of Burgas. La ciudad es también sede de numerosos festivales  literarios, musicales y folclóricos. 

Dirigiéndonos al sur por la costa del Mar Negro nos encontramos con Sozopol, una pinturesca ciudad que es destino favorito tanto para los turistas, como para los búlgaros.

Es una de las ciudades más antiguas de la costa búlgara y uno de los sitios predilectos para pintores, escritores y gente bohemia sobre todo por su hermoso casco histórico y su ambiente romántico. Los arqueológicos registran los primeros asentamientos en el Neolítico. Luego, en el s.VII inmigrantes de Asia Menor fundaron aquí la ciudad-estado Apolonia en honor al dios Apolo, que tuvo un notable auge. Sozopol medieval, ya bajo el dominio de los búlgaros, fue un centro obispal con más de 20 iglesias y 5 monasterios, de los que se conservan las ruinas del complejo  monasterial en la isla de San Juan (siglos X – XVII), la basílica en el centro de la ciudad vieja y parte del monasterio de los Santos Apóstoles. El casco viejo de Sozopol es declarado museo al aire libre con alrededor de 180 edificios de los siglos XVIII y XIX, construidos de piedra y madera. Esta zona es uno de los lugares favoritos por el romanticismo de las calles empedradas, las impresionantes vistas al mar y los restaurantes acogedores que ofrecen cocina típica búlgara del Mar Negro y diversas especialidades.

No muy lejos, al sur, se encuentra la Reserva Ropotamo que cubre la boca del río del mismo nombre. Allí se ofrecen excursiones en barco por el río y la observación de interesantes aves y plantas como el lirio acuático, la lenteja de agua, la caña, el junco, etc. Asimismo, forman parte de la reserva las formaciones  rupestres la Cabeza de León y la Roca Alegre, y la isla de San Tomás, más conocida como la Isla de las Serpientes.

A otros 35 km pero esta vez al norte de Burgas, rodeada de una imponente muralla del siglo III, está la antigua ciudad de Nesebar. La ciudad fue ocupada por  tracios, romanos, bizantinos, otomanos y búlgaros, y las huellas de las épocas históricas del pasado están en todas partes. Sin embargo,  son las iglesias medievales de estilo bizantino y las casas de madera del siglo XIX que le han dado una belleza incomparable a la ciudad y la han convertido en Patrimonio de la Humanidad.

Hoy en día la parte antigua y la parte nueva de la ciudad están separadas por un estrecho istmo, que es el lugar predilecto para pasear. Uno de los símbolos de la ciudad es el molino de viento, que se encuentra en el centro del istmo. Aquí los visitantes se separan según sus preferencias: las personas románticas optan por los pequeños restaurantes en el casco antiguo, y los que buscan entretenimiento escogen la parte nueva de la ciudad y el cercano complejo hotelero de Slanchev Bryag (la Costa del Sol). Aquí las largas y bien conservadas playas de arena son equiparables a algunas de las más concurridas del Mediterráneo.

Otros puntos de interés de la costa sur del Mar Negro de Bulgaria son la reserva Atanasovsko Ezero (Lago de Atanas) con sus salinas y el Lago de Pomorie con su barro negro, rico en minerales y oligoelementos,  famoso por sus  propiedades curativas que se usa en tratamientos médicos y cosméticos. El Cabo Emine es el punto más oriental de la cordillera de Stara Planina y se considera un punto de frontera imaginaria  entre la Costa Norte y la Costa Sur del Mar Negro. En el Cabo Emine termina la Ruta Europea de Senderismo E-3, que en el tramo búlgaro se llama Kom – Emine. Al norte del cabo se encuentra el área protegida de Irakli. La playa entre Irakli y el Cabo Emine es una de las más hermosas y es la favorita de los amantes de la naturaleza y del nudismo. Uno de los eventos tradicionales de la región es la celebración de July Morning, que consiste en la espera de la salida del sol al amanecer del 1 de julio en la playa.

Más curiosidades sobre Burgas, Sozopol y Nesebar

  • El mayor evento cultural en Sozopol y uno de los más importantes de Bulgaria es el Festival de las Artes Apolonia que se celebró por primera vez en 1984. Su misión es conservar las tradiciones culturales y a la vez promover talentos jóvenes de todo el país.
  • En 2010, durante las excavaciones arqueológicas en la isla de San Juan, cerca de Sozopol, se encontraron las reliquias de San Juan el Bautista. Hoy en día las preciosas reliquias se conservan en la Iglesia de San Cirilo y San Metodio de la ciudad y atraen a peregrinos de todo el mundo.