Top
Kazanlak Bulgaria y el festival de la rosa | Travelmate Bulgaria
fade
3253
destinations-template-default,single,single-destinations,postid-3253,cookies-not-set,mkd-core-1.1.1,mkdf-social-login-1.1,mkdf-tours-1.3,voyage-ver-1.3,mkdf-smooth-scroll,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1300,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-no-behavior,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-animate-height,mkdf-dark-header,mkdf-header-standard-border-enabled,mkdf-fullscreen-search,mkdf-fullscreen-search-with-bg-image,mkdf-search-fade,mkdf-medium-title-text,jet-desktop-menu-active,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-4355
 

Kazanlak Bulgaria

Hay un lugar en el país que combina de forma única la oportunidad de conocer la auténtica tradición de cultivo de rosas que le ha ganado la fama a Bulgaria en todo el mundo, con la de explorar una de las culturas más antiguas, la de los tracios. En este sentido, Kazanlak y sus alrededores se conocen como el Valle de las Rosas o el Valle de los Reyes Tracios, que cautivan a los turistas con su belleza, dignidad y autenticidad.

Las revelaciones arqueológicas confirman que alrededor de Kazanlak, Bulgaria están enterrados los gobernantes y los altos representantes de la aristocracia tracia. Se supone que por estas tierras hay más de 1500 tumbas y santuarios, de los que hasta ahora se han descubierto unos 300 que proporcionan información muy valiosa sobre el estilo de vida y la política de los tracios.

Es obligatoria la visita a la tumba Golyama Kosmatka que tiene gran valor como muestra del mundo tracio. A lo largo del siglo V antes de Cristo, el templo fue utilizado para la celebración de ceremonias religiosas, los llamados misterios órficos. Después, en la cámara central se realizó el entierro ritual de un aristócrata tracio, que se cree que es el notorio gobernante del Reino Odrisio, Seutes III. Aparte de valiosas piezas que formaban parte de sus pertenencias, se descubrió también una magnifica cabeza de bronce, retrato del gobernante.

Tampoco  se puede pasar por alto la tumba tracia de Kazanlak, el primer monumento búlgaro incluido en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. La tumba, que es la casa eterna de nobles esposos tracios, data del siglo IV-III a.C. y es un notable monumento del arte tracio de la era helenística temprana. El monumento debe su fama mundial a los impresionantes murales del pasillo y la cámara abovedada. Los artefactos únicos, encontrados allí, se pueden ver en el Museo de Historia Iskra que cuenta con más de 50 000 piezas originales que revelan el rico patrimonio cultural de estas tierras.

La rosa oleaginosa es la otra gran riqueza de la región de Kazanlak y el símbolo por excelencia de Bulgaria. De ella se extrae el mundialmente reconocido aceite de rosas que debe su alta calidad a la tecnología de su producción: el método de doble destilación y enfriamiento intermedio.

La rosa oleaginosa fue transportada desde Siria en el siglo 17, de donde proviene su nombre original: rosa damascena, que quiere  decir de Damasco, Siria. Se adaptó a las específicas condiciones climáticas de Bulgaria y se fue estableciendo gradualmente como una especie independiente, que difiere de las rosas oleaginosas que crecen en otros países. Por esto, el aceite de rosas búlgaro es una de las materias primas más preferidas por los perfumistas franceses.

El pico de la temporada es en mayo y junio, cuando es la recolección de rosas, acompañada de numerosas celebraciones. La Fiesta de la Rosa, que dio su inicio en 1903, es uno de los festivales más espectaculares de Bulgaria, dedicado a la belleza y a las flores. Se asocia con muchas actividades: recolección de rosas, demostraciones de destilación de rosas, festival folclórico internacional, procesión festiva y coronación de la Reina Rosa.

Es toda una experiencia subirse las mangas y unirse a la recogida de pétalos o ver cómo se prepara el aceite de rosa en una de las numerosas destilerías dejando a que todos los sentidos se bañen en el dulce aroma de la rosa damascena. La única condición es no quedarse a dormir hasta las tantas ya que el trabajo comienza antes del amanecer.

Del aceite de rosas búlgaro se hace toda una variedad de productos: desde productos cosméticos como agua, jabón y crema de rosas, hasta mermelada de rosas, vino de rosas e incluso rakia de rosas, la famosa gjulovitsa con su fuerte aroma y sabor característico.

En Kazanlak se encuentra también el Museo de la Rosa que suscita un gran interés entre los turistas búlgaros y extranjeros con sus 10 000 piezas relacionadas con el proceso y el desarrollo de la producción de aceite de rosas. Una de las mayores atracciones del museo es una vasija que se utilizó por última vez en 1947, pero aún emana un fuerte olor a rosas.

A 28 km de Kazanlak en la montaña Stara Planina se encuentra el Parque-Museo Nacional Shipka-Buzludzha. Destacan sobre todo el Monumento a la Libertad de Shipka, que simboliza la victoria de Rusia sobre el Imperio Otomano y la independencia de Serbia, Rumania,  Montenegro y  parte de Bulgaria, así como la iglesia Rusa de Shipka, una maravilla de la arquitectura religiosa rusa que fue construida en memoria de los soldados rusos y búlgaros que murieron en la guerra de la liberación de Bulgaria durante los años 1877-78. La iglesia está escondida entre los bosques verdes de la parte central de la montaña Stara Planina donde se produjo una de las batalles decisivas de la guerra. No muy lejos de aquí se encuentra el Monumento de Buzludzha que es uno de los mayores monumentos ideológicos erigidos en Bulgaria durante la época del comunismo y que figura en todos los rankings de los lugares abandonados más bellos del mundo.

Más curiosidades sobre Kazanlak

  • A pocos kilómetros de la ciudad bajo las aguas de la presa Koprinka yacen las ruinas de Seutópolis, la capital del antiguo Reino Odrisio.
  • El comercio con aceite de rosas fue la clave para la subsistencia y el bienestar de la región en el pasado. Los primeros comerciantes de aceite de rosas exportaban aceite a Alemania y al Imperio Austrohúngaro desde 1771.
  • Hasta la Primera Guerra Mundial el aceite de rosas se medía en viales (así como el oro en quilates). Un vial era igual a 4.810 gramos e  equivalía a  oro de 24 quilates.
  • El aceite de rosas  se utiliza  también en los lubricantes más finos de los transbordadores espaciales de la NASA.