Top
Plovdiv la capital cultural de Bulgaria | Travelmate Bulgaria
fade
3251
destinations-template-default,single,single-destinations,postid-3251,cookies-not-set,mkd-core-1.1.1,mkdf-social-login-1.1,mkdf-tours-1.3,voyage-ver-1.3,mkdf-smooth-scroll,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1300,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-no-behavior,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-animate-height,mkdf-dark-header,mkdf-header-standard-border-enabled,mkdf-fullscreen-search,mkdf-fullscreen-search-with-bg-image,mkdf-search-fade,mkdf-medium-title-text,jet-desktop-menu-active,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-4355
 

Plovdiv Bulgaria

Plovdiv es conocida como la ``ciudad de las siete colinas``; se conoce también por los valiosos restos de tiempos romanos que están por todos lados, por las calles adoquinadas del casco antiguo, los festivales de verano y también por el ambiente bohemio... Aglutinadora de historia, tendencias y diferentes comunidades – en la ciudad conviven en pura armonía gitanos, armenios, turcos y hebreos –, Plovdiv ha sido seleccionada Capital Europea de la Cultura 2019.

Se trata de una de las ciudades más antiguas de Europa: se cree que la actual ciudad de Plovdiv en Bulgaria fue fundada en el año 6000 a.C., igual que Troya. Los tracios fueron los fundadores del primer asentamiento, posteriormente la ciudad fue conquistada por Filipo de Macedonia que la llamó Philippopolis y la rodeó de gruesas murallas. Más tarde formó parte del territorio del Imperio Romano adoptando el nombre de Trimontium (las tres colinas). A través de los siglos el  dominio de la ciudad pasaba de los búlgaros a los bizantinos e incluso durante un periodo breve fue parte de la ruta seguida por los caballeros de la Cuarta Cruzada.

Los numerosos hallazgos arqueológicos de la época tracia, romana y bizantina, no solo evocan el pasado glorioso, sino  se  fusionan perfectamente con la arquitectura moderna de la ciudad. Un ejemplo de ello es el Acueducto Romano, que se ha convertido en una parte inseparable de una gran avenida, y el Anfiteatro Romano que se utiliza para actuaciones y espectáculos. El Teatro fue construido durante el reinado del emperador Trajano (siglo II), estaba muy ricamente decorado y podía acomodar hasta siete mil espectadores. Después de una diligente restauración, hoy en día el teatro alberga numerosos conciertos y festivales al aire libre. Es el monumento más emblemático de la continuidad histórica y cultural que se ha  logrado en la ciudad durante los siglos.

De la época romana quedan también el Estadio Romano que fue construido según el modelo del estadio de Delphi (en el mundo existen sólo 12 de este tipo) y el Antiguo Foro que alberga un complejo de edificios, una biblioteca, un taller  de acuñación de  monedas, un Odeón, entre  otros.

A partir de 1364 empieza la época otomana de Plovdiv, que recibió el nombre de Filibé. Durante este período podemos ver edificios de características típicas orientales: la Mezquita Dzhumaya (junto al Antiguo Estadio), Chifte Banya (baños que hoy en día son un centro de arte contemporáneo) y la Torre del Reloj en la parte superior de Sahat Tepe (la Colina del Reloj).

Luego, en la época del Renacimiento, se puede decir que Plovdiv tuvo su mayor florecimiento. Muchos de sus residentes, gente adinerada, viajaban por Europa y traían consigo nuevos conocimientos y tendencias culturales. Estos se construían casas suntuosas que algunos definen como barroco balcánico. La autenticidad y la rica ornamentación de los edificios las han convertido en uno de los símbolos de Plovdiv. Entre estos es imprescindible visitar la casa Lamartin, la casa Hindlian, la casa Balabanov, la casa de Nedkovich y la casa de Kyumdzhiev. También se recomienda un paseo por la noche con la opción de tomar algo en las numerosas terrazas que cuentan con una carta de platos excelentes y regados con vinos de la región de Plovdiv (una de las mejores regiones vinícolas de Bulgaria).

Las colinas de Plovdiv, llamadas tepeta, son el lugar predilecto para el descanso y el entretenimiento. De hecho, los habitantes de Plovdiv no se esfuerzan mucho, todo lo contario. Se dice que la vida aquí es ayliak, o sea muy fácil, divertida y sin preocupaciones. Incluso en días laborales las terrazas  de la calle principal están repletas de gente, igual que los parques de jóvenes disfrutando de la vida. La noche también ofrece algo para todos los gustos cada día de la semana.

Paralela a la calle principal está la calle Otets Paisii que lleva una vida paralela. Es una ruta alternativa si os apetece evitar la multitud, los escaparates brillantes y los músicos callejeros a cambio de las aceras estrechas y las pequeñas tiendas con piezas únicas. La calle alberga también talleres de oro, galerías, tiendas de arte, pastelerías y cafeterías, y street art (arte callejero) en lugares impredecibles. La vida secreta de la calle está en los detalles que cuentan historias.

Otra sorpresa justo en el centro de la ciudad es el barrio Kapana, o la Trampa, por el que da gusto perderse. Este fue el antiguo barrio de artesanos de Plovdiv. Sus calles aún evocan el pasado con nombres como Kozhuharska (del cuero), Zhelezarska (del hierro) o Zlatarska (del oro). Hoy en día Kapana es un barrio bohemio, con muchas galerías de arte, cafeterías y pequeños restaurantes, el barrio de los artistas, que vibra con sus garitos y sus músicos callejeros.

Más curiosidades sobre Plovdiv

  • De las siete colinas de Plovdiv hoy quedan sólo seis dado que Markovo Tepe fue convertida en adoquines para la pavimentación de las calles.
  • Plovdiv está en el Top 10 de los mejores destinos de turismo vinícola en 2017.
  • Plovdiv se considera la ciudad más antigua de Europa y la sexta más antigua de todo el mundo.