Top
Ruse en la orilla del Danubio | Travelmate Bulgaria
fade
3458
destinations-template-default,single,single-destinations,postid-3458,cookies-not-set,mkd-core-1.1.1,mkdf-social-login-1.1,mkdf-tours-1.3,voyage-ver-1.3,mkdf-smooth-scroll,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1300,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-no-behavior,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-animate-height,mkdf-dark-header,mkdf-header-standard-border-enabled,mkdf-fullscreen-search,mkdf-fullscreen-search-with-bg-image,mkdf-search-fade,mkdf-medium-title-text,jet-desktop-menu-active,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-4355
 

Ruse Bulgaria

Situada a orillas del impresionante río Danubio y llena de mansiones de finales del siglo XIX y principios del XX, Ruse se ha ganado a pulso el sobrenombre de la Pequeña Viena.

A lo largo de los siglos este importante puerto fluvial atrajo а muchos pueblos. Los romanos erigieron aquí la fortaleza Sexanta Prista, que llegó a ser sede de la flota militar danubiana del poderoso Imperio Romano. Durante el dominio otomano, bajo el nombre de Rustchuk, fue una de las principales ciudades del Imperio y sede de las misiones diplomáticas europeas, hecho que tuvo su efecto sobre el desarrollo económico y cultural.  Incluso hoy en día se puede caminar por la calle y escuchar alemán, inglés, turco, búlgaro. Ruse es la primera en muchas categorías: aquí se construyó la primera estación de tren en Bulgaria, se abrió la primera imprenta moderna y la primera refinería, se creó el primer periódico del país. Tras el rechazo de la dominación otomana Ruse fue temporalmente capital del Estado búlgaro y entonces se perfiló con su fisonomía moderna y su arquitectura europea. Las maravillosas fachadas que no dejan de admirar hasta hoy en día, son obra de célebres profesionales europeos que vivieron y trabajaron en Bulgaria.

Uno de los hitos de la ciudad es “Dojodnoto zdanie” (el edificio rentable) que fue construido en los primeros años del siglo XX. Llaman la atención las siete figuras en el tejado  que son alegorías del arte, la agricultura, la ciencia, la artesanía, el comercio, la defensa y el vuelo libre del espíritu.

Otro símbolo de la ciudad de Ruse es la cúpula dorada del Panteón de los Héroes, construido en 1978  para celebrar el centenario de la liberación de Bulgaria del dominio otomano. En el Panteón descansan los restos mortales de más de 450 personajes destacados del Renacimiento búlgaro.

Tampoco hay que olvidar el Museo Regional de Historia, que conserva más de 130 000 bienes culturales, entre los que se encuentra el Tesoro Tracio de Borovo del s. IV a.d C., el Museo de la Vida Urbana, también llamado la “Casa de Calíope”, cuya exposición recrea el interior de una casa suntuosa de Ruse de finales del siglo XIX, el Monumento a la Independencia, el Teatro, la antigua iglesia de la Santísima Trinidad del siglo XVII, en que ofrece verdadero deleite a la vista el iconostasio de madera tallada, la casa natal del célebre escritor Elías Canetti, el Museo Nacional de Transporte y Comunicaciones que recoge vagones y locomotoras de finales de los siglos  XIX y XX, los carros de los reyes Ferdinand (1887 – 1918) y Boris III (1818 – 1943), y el del sultán Abdul Azis (1830 – 1876), las ruinas de la fortaleza Sexaginta Prista en la parte noroeste de la ciudad.

Por todo ello, junto con la tranquilidad innata de la ciudad –  la gente paseando por sus tranquilas calles peatonales, haciendo deporte a orillas del Danubio o tomando algo en alguna de las terrazas del centro – Ruse es una verdadera perla en el collar danubiano de Bulgaria.

En los alrededores de Ruse también hay lugares de gran interés. El Parque Natural “Rusenski Lom” con sus hermosas terrazas fluviales, los altos acantilados, las cuevas, las formaciones rocosas y la rica biodiversidad ofrece una variedad de oportunidades de ecoturismo y turismo alternativo. También merece la pena, visitar la ciudad medieval de Cherven: uno de los mayores centros militares, económicos y culturales del Segundo Reino Búlgaro (1185 – 1393). Se conservan los cimientos de 13 iglesias, un palacio de boyardos y una de las dos torres originales medievales de Bulgaria, dos pasos subterráneos para el abastecimiento de agua, muchas viviendas y otros hallazgos interesantes: varios tesoros de monedas, adornos, monumentos, cerámica, objetos de la vida cotidiana, herramientas artesanales, armas, etc. Cerca de Cherven se encuentra la hermosa cueva de Orlova Chuka y el Monasterio de Basarabovo que data del s. XIV y es el único monasterio rupestre que sigue activo en Bulgaria.

En el área protegida del parque se encuentran también las Iglesias Rupestres de Ivanovo: un conjunto monástico incluido en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO y que destaca por los extraordinarios frescos de los siglos XII al XIX. El monasterio fue fundado en los años 20 del siglo XIII por el monje Joaquín, que más tarde fue nombrado Patriarca búlgaro. En algunos de los templos se pueden ver frescos que son buen ejemplo del arte religioso en Bulgaria de los siglos XIII y XIV. Las inscripciones en las paredes de las celdas proporcionan información sobre importantes acontecimientos históricos. Los frescos de la Iglesia “Santa Virgen” (Sveta Bogoroditsa), de extraordinarias cualidades artísticas, se encuentran entre las muestras más representativas del Arte Paleológico de los Balcanes

Más Curiosidades

  • El primer puente que conecta Bulgaria y Rumanía fue inaugurado el año 1954 entre las ciudades de Ruse y Giurgiu. Su longitud es de 2,8 km y está construido a dos niveles – uno para los coches y otro para los trenes lo que lo hace el puente combinado más grande de Europa en aquel momento. En el principio ha sido llamado “el puente de la amistad” porque la Unión Soviética ayudó para la construcción, pero después de la caída del régimen comunista en Bulgaria y Rumanía, le cambiaron de nombre a “el puente de Danubio”.
  • La distancia entre Ruse y la capital de Rumanía, Bucarest es tan sólo 76 km. El camino pasa por el puente de Danubio y se puede llegar en menos de 1 hora y media.
  • Ruse es también famosa como parada para los cruceros que pasan por el río de Danubio. La ruta incluye además países como Alemania, Austria, Hungría, Serbia y Rumanía.
  • En 1981, Elias Canetti fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura por su obra que se caracteriza por su visión, riqueza conceptual y potencia artística. Son famosas sus palabras: “Todo lo que experimenté después, ya me había pasado en Ruschuk.”
  • Los habitantes viejos de la ciudad aún recuerdan los inviernos fríos cuando se congelaba el Danubio y llegaban lobos desde Rumanía.